El paciente y el sanitario, necesitan un sector digitalizado

Es una realidad que el ecosistema al completo del sector sanitario está emprendiendo, poco a poco, el camino hacia la digitalización. Esto comprende tanto a grupos hospitalarios, clínicas, compañías aseguradoras, así como los propios pacientes. Claro está que la crisis sanitaria provocada por la pandemia de la COVID 19 ha acelerado todo este proceso en el que la tecnología tiene un papel protagonista.

En el desarrollo de su labor fundamental, el sistema sanitario genera una ingente cantidad de documentación. Cubrir las necesidades de prevención, diagnóstico, tratamiento y recuperación, sumado a la propia administración interna del servicio se traduce en un enorme número de documentos que deben ser firmados, tanto del lado del médico y demás personal sanitario como, por supuesto, del propio paciente.

Y es que las ventajas de integrar un sistema de firma digitalizada se dejan notar en todos y cada uno de los procesos administrativos, que no son pocos, y benefician a ambas partes.

Documentos de registro, notificaciones de alta, aceptación de cesión de datos, formularios de consentimiento informado así como soluciones de movilidad para trabajadores sociales, teleasistencia, etc.

Es verdad que no dejan de hablar de todas las ventajas de la firma digital en en sector sanitario, pero ¿cuáles son en realidad?

Podemos listar rápidamente algunas de ellas:

  • Reducción del uso de papel para un menor impacto ambiental, ahorro de costes de escaneo y de almacenamiento de documentos, muchos de ellos deben ser conservados durante muchos años.
  • Procesos más rápidos, que requieren mucha menos intervención manual.
  • Reducir al mínimo, y en algunos casos eliminar, la presencialidad de la firma manuscrita, que causa retrasos y molestias a pacientes, sobre todo a aquellos impedidos o con movilidad reducida.
  • Seguridad jurídica y confianza en el cumplimiento de normativas.
  • Acceso rápido y seguro a los historiales de los pacientes.
  • Garantizar la identidad del paciente en caso de repudio.

El consentimiento informado, un documento delicado

Estas son sólo algunas de ellas pero aquí, nos vamos a detener un momento, por su importancia, en este último caso de uso en particular, la firma del consentimiento informado. Garantizar un proceso de firma del consentimiento informado es la primera preocupación de cualquier hospital o clínica inmersa en una transformación digital. Y así debe ser, porque si un paciente que no está conforme con el resultado de una operación o tratamiento alega que no ha sido debidamente informado de las posibles consecuencias que podía tener esa operación o tratamiento, la única defensa del hospital es:

 

Demostrar la veracidad de la firma que ese paciente ha estampado en

el formulario de consentimiento informado correspondiente.

Es por ello que contar con un sistema de firma fiable y confiable que te proteja

en caso de repudio por parte de algún paciente aporta toda la tranquilidad

que necesitan los profesionales del sector en su desempeño.

 

Como expertos con años de experiencia en soluciones de identificación y autenticación biométrica, Serban Biometrics ha implantando con éxito soluciones de firma digital en clínicas y hospitales de ámbito nacional como son el Hospital de Torrejón en Madrid o FREMAP y actualmente se encuentra trabajando para llevar un sistema de firma digital segura a los sistema sanitarios más allá de nuestras fronteras, en Portugal y Latinoamérica.

¿Quieres conocer de cerca esto y otros casos de éxito? ¡Te los contamos, contacta con nosotros para más información!